Directiva Cut Provincial Huasco

PRESIDENTE : HUGO PAEZ SUAREZ --- SECRETARIO GENERAL : MAURICIO RUBIO RIVERA --- TESORERO : PASCUAL AGUILAR IRRIBARREN --- ORGANIZACIÓN : PEDRO VEGA --- DPTO. MUJER Y CONFLICTOS : NELIDA CUADRA ORDENES

viernes, 31 de diciembre de 2010

ACTA CONSEJO DIRECTIVO NACIONAL DE LA CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES ACERCA DE LA NEGOCIACIÓN DEL SECTOR PÚBLICO

Estimadas y Estimados Dirigentes:

El 21 de diciembre de 2010, se reunió el Consejo Directivo Nacional de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), con el objetivo de analizar la negociación del sector público.

En primer lugar, el Consejo Directivo Nacional acordó saludar a cada uno de los trabajadores y trabajadoras afiliadas a las organizaciones del sector público que, pese a la actitud amenazante del gobierno y en un cuadro de despidos, marchó y se movilizó demostrando una alta convicción de luchar por sus derechos.

Y en segundo lugar, acordó compartir con ustedes algunos hechos y reflexiones que contribuyan a transparentar y analizar adecuadamente los episodios y versiones que no siempre se ajustan a la realidad de lo ocurrido en la recién terminada negociación del sector público.

Nada se puede comprender sin abordar el contexto político en que se produjo la negociación del reajuste salarial este año, donde por primera vez, después de dos décadas, nos enfrentamos a un gobierno de derecha que mantuvo una actitud obcecada y de poca disposición a dar real respuesta a las demandas de los trabajadores públicos.

Este nuevo escenario a que nos enfrentaríamos fue analizado por este Consejo y expuesto por la CUT, a través de su Presidente en calidad de Vocero de la Mesa del sector, en las reuniones preliminares con los Presidentes de las organizaciones, en el sentido que debíamos asumir que se requería de una verdadera unidad, una propuesta que nos interpretara a todos y que debíamos actuar con lealtad y respeto entre nosotros y que los protagonismos sectoriales y personales podían dañar nuestra cohesión.

Siempre hemos sabido y es reconocido que esta Mesa tiene características heterogéneas, que se cruzan distintos intereses y niveles de preocupación. Esto es algo reconocido por todos sus componentes, es un hecho que hay situaciones salariales y laborales totalmente diferentes entre un sector y otro, lo que hace casi imposible llegar a acuerdos unánimes respecto a algunos asuntos.

También es evidente que llegado un momento en la negociación, algunos gremios ponen más énfasis en el reajuste, otros privilegian más el bono y esta vez hubo quienes priorizaron el tema de los despidos y, por que no decirlo, algunos gremios aprovecharon esta Mesa para plantear demandas particulares de su sector.

Esta no es una situación nueva, ya que cada año no siempre se logra que todos queden conformes con los resultados. Pero, a pesar de esta situación, la CUT ha intentado en los últimos 20 años reunirlos y mantenerlos juntos (que no es lo mismo que unidos) para negociar sus demandas.

Quisiéramos recordarles que en ocasiones, como lo ocurrido el 2007, a pesar de que todos compartían el acuerdo, no querían aparecer firmando e impulsaban que suscribieran sólo los gremios llamados “chicos” y rememorar que cuando se dieron cuenta de que el proyecto llegaría con menos reajuste y sin bonos al Parlamento, solicitaron al Presidente de la CUT que repusiera la propuesta final del Gobierno de la época y lo mandataron para que firmara en representación de la Mesa.

Con apretones de manos y abrazos se reconoció la gestión del Presidente de la Central, pero al día siguiente, algunos dirigentes de gremios, incapaces de contar esa verdad a sus bases, prefirieron guardar silencio, dejando en la ambigüedad lo obrado por el Presidente de la CUT.

Por cierto, que la mayoría de los dirigentes ha mantenido y mantiene una actitud de respeto a la Central y de colaboración con el trabajo de la Mesa negociadora, la que queremos destacar. Pero este año, las cosas fueron más allá de lo aceptable. Algunos utilizaron negativamente la Mesa negociadora con el objetivo de posicionarse como interlocutores mediáticos y también se generaron dinámicas y reuniones promovidas por algunos integrantes de la Mesa, al margen de ésta, donde se tomaron decisiones unilaterales.

Sería sano y leal con lo que representamos, que explicáramos a las bases que en la última reunión con el Gobierno, donde se nos ofreció el 4,2% más un bono de $155.000, también existía un protocolo que involucraba las condiciones de retiro y una propuesta para enfrentar el tema de los trabajadores a honorarios y que también se nos señaló que el Gobierno podía hacer una última oferta, la que fue informada a la Mesa a través del Presidente de la CUT y que consistía en un 4,5% de reajuste y 180.000 de bono término de negociación. Sin embrago, antes de analizar ésta, ya había 2 gremios que habían convocado a paro y por lo tanto, se dio por terminada la negociación con el Gobierno.

Es indudable que estas acciones producen malestar y violentan la convivencia de la Mesa, ya que muchos dirigentes se sintieron pasados a llevar porque entendían que esas decisiones se tomaban entre todos y fue en esa oportunidad cuando la CUT tuvo que hacer esfuerzos para que no se produjera un quiebre.

Una vez finalizadas las reuniones con el Gobierno, la acción se trasladó al Parlamento. La práctica de seguir actuando por separado de algunos presidentes de gremios se siguió repitiendo, a pesar de que había conciencia de que el tema de reajuste y despidos sería parte de un fuerte debate político entre la Concertación, ahora oposición, y la derecha, ahora Gobierno.

Por mandato del Consejo Directivo Nacional, el Subsecretario General de la CUT informó a los 13 gremios que la CUT no firmaría nada si no estaban todos de acuerdo. Aunque la mayoría de los gremios insistía en centrarse en buscar acuerdo y que estábamos cerca de él, nunca se abandonó la idea de que existiera una cláusula respecto a los despidos, este fue un tema que cruzó toda la negociación y en el cual en más del 80% de las reuniones tanto en el Gobierno como en el Parlamento, estuvo centrado en él. Es por ello que nos parecen totalmente injustos y faltos de verdad los dichos que se han vertido.

Sería sano reconocer la reunión del día martes 14 de Diciembre a las 13:50 horas en una Sala de la Cámara de Diputados y, que en esa reunión, participó el diputado Osvaldo Andrade. Se analizaron los distintos escenarios, estaba claro que la Cámara rechazaría el reajuste pero aprobaría algún artículo del proyecto para que este continuara su trámite en el Senado.

En esa oportunidad se le solicita al diputado Andrade que utilice su influencia para elevar el reajuste, el bono y algún texto que incluyera el tema de los despidos, y se le hizo hincapié que al final del camino no dejara que se perdiera el reajuste y los bonos.

Recordar también que en el Senado, el día 15 de diciembre, el Senador Andrés Zaldivar nos señaló a todos lo siguiente: que el Gobierno no cedería más del 4,2% y si estaba ofreciendo $15.000 más de bono y que si la Cámara rechazaba el reajuste de 4,2%, este iría a última instancia a una Comisión Mixta, la que se constituiría por sorteo y que esa Comisión podría rechazar o aprobar el reajuste del 4,2%. Dicha Comisión se debería haber constituido el martes 21 de diciembre.

Finalmente, no compartimos la conducta de quienes están buscando culpables sin antes hacer su propia autocrítica, ni menos condenar a quien dio cumplimiento a algo que los propios gremios mayoritariamente solicitaron. No solamente al diputado Andrade sino también a otros parlamentarios.

Si alguien es responsable del bajo porcentaje de reajuste, es el Gobierno de Sebastián Piñera y la derecha política, quienes fueron inflexibles y nunca cedieron a las demandas de los gremios y que han llevado a cabo una cantidad de despidos nunca visto en la Administración Pública.

Este Consejo Directivo, que estuvo plenamente informado de todo lo ocurrido, por cuanto su Secretario General, su Vicepresidenta, el Coordinador y el Presidente de la CUT son parte la Mesa, no comparte los dichos ni las descalificaciones, ni menos ventilar informaciones que no son verdaderas ante la opinión pública.

Llamamos a actuar con responsabilidad y altura porque nada justifica las descalificaciones ni la intención de utilizar los medios de prensa para dañar a personas y a la CUT; si existen diferencias, y es claro que las hay, debatámoslas donde corresponde.

El escenario político a que nos enfrentamos nos llama con mayor razón a cuidar y construir más unidad sindical, no son tiempos para aventuras individualistas, ni corporativas, no entender esto es no darse cuenta que el país eligió un gobierno de derecha y que son los empresarios los que tenemos al frente.

La CUT es un instrumento de todos los trabajadores y tiene por delante grandes batallas que encabezar tanto del Sector Público como el Sector Privado, por lo tanto, somos todos responsables de cuidar la máxima organización de los trabajadores.




CONSEJO DIRECTIVO NACIONAL
Central Unitaria de Trabajadores – CUT

No hay comentarios: